Pan marroquí casero

 

 

En todas las aldeas marroquís, y en muchas casas en el resto del país es tradición levantarse por la mañana temprano para preparar el pan marroquí casero, horneado de forma tradicional.
El agua y la harina son los principales ingredientes de este sencillo pero exquisito manjar presente en todas las comidas marroquís, junto con una pizca de levadura y sal.

 

Os mostramos el proceso que lleva la preparación y coción del pan marroquí  en el día a día de muchas casas en Marruecos, de la mano de nuestra amiga Khadija con este bonito video y la historia que le sigue.

 

 

Preparación del pan en casa de Khadija

 

“Khadija [Jadiya], vive en Khamlia, un pequeño pueblo del sureste marroquí, que descansa a la sombra de las dunas del Erg Chebbi.
Como cada mañana, se despierta temprano para preparar el pan que consumirán en casa durante el día:

 

Llena un gran cuenco con la harina suficiente y la baña de agua. Añade un poco de levadura y sal, para después amasar con movimientos rapidos hasta conseguir la textura adecuada.

Hace la mezcla a ojo, compensando el exceso o falta de espesor, con mas o menos agua.
Como tiene experiencia en la labor, en pocos minutos la masa toma forma entre sus manos y Khadija la deja reposando cubierta con un paño hasta coger el suficiente volumen mientras atiende al resto de tareas diarias.

Una vez lista la mezcla, volverá a amasarla ligeramente, y con destreza y mimo, girándola y retorciéndola entre sus manos, le dará la forma definitiva.

En casa de Khadija, aunque tienen horno de gas, todavía preparan el pan al estilo tradicional, por eso, tras amasar y dejar reposar en casa, deberá salir al horno comunitario para cocerlo.

El horno se encuentra en una pequeña habitación aislada, construida de adobe, con una pequeña ventana y la puerta de acceso.
En una esquina del habitaculo, a la altura del suelo se alza una pequeña cúpula con una gran apertura lateral, el horno, hecho de forma tradicional, tambien con barro.

La leña con la que encenderán el fuego es recogida por turnos entre cada familia de las que comparten el horno. Y haciéndose uso de un trozo de metal a modo de bandeja, conseguirán el calor y soporte para apoyar el pan.

Habitualmente el horno es lugar de reunión y encuentro en el que las mujeres conversan mientras esperan su turno para la coción.

Tras introducir la masa dentro, con una habilidad asombrosa, Khadija utiliza dos ramas de arobol finas para girar y voltear el pan, que lentamente se va hinchando para volver a su estado normal.
En pocos minutos el pan habrá tomado su forma final, y estrá listo para comer.

La habitación desprende un irresistible olor a pan recién hecho que se escapa y vuela con el viento por cada rincón del pueblo.
Khadija vuelve a casa para desayunar con el resto de la familia el pan caliente, separando varias piezas para el resto del día.
Y es que en una casa marroquí, nunca puede faltar el pan”

 

 

Si te ha gustado el video, ayudanos a difundirlo.
Y si estás pensando en viajar a Marruecos, y te apetece vivir una experiencia de inmersión cultural, viaja con nosotros y tendrás la oportunidad tanto de degustar el pan marroquí recién hecho, como de preparar tu propio pan si te apetece, con nuestra ayuda.

 

pan marroquí casero

 

 

Si quieres ver mas videos, solo tienes que suscribirte a nuestro canal de videos de Marruecos, y estar atento al blog, donde iremos compartiendo todo el material grabado, producido y editado por profesionales como
GueBen.es Diseño Creativo   y   Olimpica Films,
con la colaboración de Nomadeando ando  y el equipo de Tour Por Marruecos